El trabajo es una parte muy importante en la vida de cualquier individuo. La mayoría de personas pasan más tiempo en el trabajo que en casa, con sus familias o disfrutando de sus hobbies. Ésta es la razón por la cual la importancia de encontrar un balance entre la vida personal y profesional está aumentando vertiginosamente. Es esencial entonces entender qué es la calidad de vida en el trabajo, así como saber cómo mejorar el nivel de satisfacción.

Especialistas dicen que el término “calidad de vida en el trabajo” fue usado por primer vez en Estado Unidos, en 1970, cuando las empresas del país buscaron superar a sus competidores (principalmente empresas japonesas) aumentando la motivación de los empleados. Siempre ha sido parte de la naturaleza humana valorar el bienestar mientras realizas las tareas diarias.

De esta forma, la calidad de vida en el trabajo puede ser definida como el nivel de satisfacción relacionado con las actividades ejecutadas en el entorno corporativo. Un entorno laboral de calidad promueve una sensación de seguridad y desarrollo personal/profesional entre los trabajadores.

A continuación te sugerimos 6 acciones para ayudar a Recursos Humanos a promover la calidad de vida en el trabajo:

1. Explícales los conceptos y beneficios de la calidad de vida en el trabajo

Las beneficios para las empresas que adoptan el concepto, así como la cultura de calidad de vida en el trabajo, son incontables. Tanto la productividad como la atención y motivación aumentan, el ambiente laboral mejora, hay una disminución de gastos relacionados con los tratamientos de salud y de las tasas de ausentismo. La atracción y retención de talento también aumentan gracias a estas acciones.

Los profesionales también tienen muchos beneficios: reconocimiento por su trabajo, mejoría en su salud y un entorno laboral más inspirador, tiempo libre de calidad, dieta balanceada, un mayor enfoque en la actividad física, más creatividad, acceso a beneficios que mejoran el bienestar, etcétera.

El proceso puede empezar con el mayor número posible de profesionales que se animen a cambiar pequeñas cosas, como tomar las escaleras en lugar del ascensor, o ir en bicicleta en lugar de desplazarse en coche, beber más agua y comer más saludablemente.

2. Adopta horas flexibles

Implementar horas de trabajo flexibles permite que los empleados, siempre que sea posible, huyan del tráfico, no estén preocupados por sus problemas personales en horario laboral, recojan a sus hijos en la escuela, es decir, que trabajen cuando son más productivos y eficientes.

La flexibilidad también promueve un aumento del compromiso y responsabilidad. Además, reduce el ausentismo y la cantidad de horas extras ya que el tiempo es gestionado de mejor forma.

Trabajar desde casa es otra opción. Diversas compañías dejan que sus empleados trabajen desde casa o otro lugar, una o dos veces por semana. Esto permite que el profesional trabaje de manera más centrada, sin interrupciones de compañeros y sin el ruido de la oficina. Menos tiempo de viajes diarios significa más tiempo con la familia, más tiempo para ejercitarse o para hacer algún hobby, más momentos con los amigos, más horas de sueño, y éstas son cosas que hacen a un empleado más feliz.

3. Invierte en programas de bienestar

La empresa puede ofrecer a los empleados asociaciones con beneficios especializados, u ofrecer servicios en la oficina como masajes, yoga, clases de relajación, ejercicios ergonómicos y acceso a gimnasios. También es común formar grupos corporativos para salir a caminar, correr o hacer paseos en bicicleta.

Es interesante promover campañas informativas sobre la alimentación saludable, control del tabaco, cáncer, estilo de vida sedentario y estrés, entre otros.

No existe solamente un modelo para un programa de bienestar que encaje con todas las empresas. El programa tiene que encajar con los perfiles de los empleados, la cultura de empresa y el entorno. Las acciones incluidas en el programa pueden variar en cada organización, lo importante es estimular a la gente a adoptar hábitos saludables que mejoren su calidad de vida.

4. Ofrece beneficios completos

Hoy en día, además de asociaciones con gimnasios y clínicas es posible ofrecer beneficios más inclusivos que satisfacen las necesidades de los empleados que trabajan (la posibilidad de acceder al gimnasios en diversos países por ejemplo) o que quieran ejercitarse cerca de casa y también del trabajo. Además, no están disponibles solamente los entrenamientos con pesas. Muchos gimnasios ofrecen diversas actividades deportivas, permitiendo que los usuarios escojan lo que quieran y cuando prefieran.

Los resultados demuestran que empresas que ofrecen beneficios completos logran reducir las tasas de inactividad física, riesgo cardiovascular, enfermedades y obesidad, lo que consecuentemente disminuye los gastos de la empresa relacionados con seguros de salud y ausentismo.

5. Reconoce a los empleados

Invertir en cursos y capacitaciones refleja el compromiso de la empresa con el desarrollo de sus empleados. Cuando ellos tienen más conocimientos acaban por cumplir las tareas de manera más eficiente. Premios y bonos son también excelentes formas de reconocer los esfuerzos de los empleados.

Cuando los colaboradores están más preparados, logran mejores resultados. Además, un aumento de motivación y satisfacción se ve reflejado también en mayor satisfacción de los clientes.

Invertir en el crecimiento profesional y personal de los colaboradores dará frutos en los índices de ausentismo, rotación, atracción y retención de talento. Además de que aumenta la percepción positiva respecto a la empresa y añade valor a los beneficios ofrecidos por ésta.

6. Realiza acciones estratégicas

Antes de implementar acciones de calidad de vida, desarrolla un plan que muestre que Recursos Humanos no es sólo un área de soporte, sino un actor estratégico para el negocio. Demuestra que este proyecto está en línea con los objetivos de la compañía y contribuye al logro de resultados positivos.

Definir las métricas que serán recopiladas y analizadas, antes de que el programa de calidad de vida sea implementado, define el punto cero. Por ejemplo, realiza una encuesta y pruebas iniciales para recopilar datos como frecuencia con que el personal hace ejercicio, nivel de riesgo cardiovascular de la población en la empresa, tasa de colesterol promedio, presión arterial, peso, entre otros – de todos los empleados. Después de cierto tiempo de implementación del programa, repite la encuesta y pruebas médicas para comparar los resultados con las cifras iniciales. De ese modo podrás demostrar los resultados y beneficios conseguidos. También recoge otros datos sobre el antes y después del programa, por ejemplo, tasa de ausentismo, rotación e índice de bajas médicas.

 

Ahora que sabes qué es calidad de vida en el trabajo, cuéntanos: ¿Ya implementaste un programa de este tipo o estás considerando hacerlo? ¡Comparte tu experiencia y consejos en los comentarios!

 

(Visited 7,228 times, 23 visits today)

Comments

comments

This post is also available in: Brasil Deutschland España France Italia United Kingdom United States