La pandemia ha dejado más claras que nunca las diferencias entre una fuerza laboral multigeneracional, diferencias que solo exacerbará el modelo de trabajo híbrido. Los empleadores que busquen crear una cultura solidaria, colaborativa y productiva necesitan comprender las diferencias que hay en una la fuerza laboral multigeneracional y asegurarse de ofrecer una solución de bienestar integral capaz de llegar a todo el personal e involucrarlo.

Cinco y contando

La fuerza laboral actual es increíblemente diversa en muchos sentidos, pero especialmente en la edad. La población activa de EE. UU. ahora comprende cinco generaciones, definidas por la Oficina del Censo de EE. UU como:

  • Tradicionalistas (también llamados la generación silenciosa): nacidos entre 1928 y 1945.
  • Baby boomers (los hijos de la explosión de la natalidad): nacidos entre 1946 y 1964.
  • Generación X: nacidos entre 1965 y 1980.
  • Millenials (generación del fin del milenio): nacidos entre 1981 y 1996.
  • Generación Z: nacidos en 1997 o después.

Pero esas frías estadísticas solo cuentan una parte de la historia de los desafíos a los que se enfrenta el área de RR. HH. Las generaciones más jóvenes están alcanzando la mayoría de edad e incorporándose a la fuerza laboral en mayor número, al mismo tiempo que las personas mayores eligen trabajar durante más años. Los millennials ya representan más de un tercio de la fuerza laboral de los EE. UU. y ahora son el grupo generacional más numeroso de la fuerza laboral de este país. A su vez, se prevé que el número de estadounidenses de edad avanzada se duplique con creces entre 2014 y 2060, y la mayoría de los boomers sigue trabajando.

La buena noticia es que, aunque una fuerza laboral multigeneracional presenta algunos obstáculos para el área de RR.HH., podría decirse que son más productivos y tienen una rotación menor que las poblaciones laborales menos diversas, desde el punto de vista generacional. Si adoptas la mentalidad de que es bueno que varias generaciones estén contribuyendo a la cultura de tu empresa, el siguiente paso es escuchar y responder a los diferentes objetivos y tipos de apoyo que busca cada generación. Si actúas así, estarás allanando el camino hacia una fuerza laboral más sana y productiva.

Por ejemplo: la generación Z está sufriendo.

La generación más joven de tu plantilla, la generación Z, se encuentra desatendida, en riesgo y necesitará una reactivación, según la investigación del Índice de Tendencias Laborales 2021 de Microsoft. Partiendo de un estudio de más de 30,000 personas en 31 países, el Índice concluyó que el 60% de los trabajadores de la generación Z (que actualmente tienen entre 18 y 25 años) afirman que en estos momentos apenas tienen suficientes ingresos para subsistir o se encuentran en una situación difícil. En comparación con otras generaciones en el estudio, los trabajadores de la generación Z tienen más probabilidades de pasar dificultades para equilibrar el trabajo con la vida y de sentirse agotados después de un día de trabajo típico.

La generación Z también ha sido la más afectada por la pandemia en términos económicos. Casi un tercio de esta generación perdió su empleo durante la crisis, en comparación con el 19% de los millennials, el 18% de la generación X y el 13% de los baby boomers.

Aumenta la participación de tu personal multigeneracional en programas de bienestar

Las siguientes estrategias del Centro de Recursos de Salud en el Lugar de Trabajo de los CDC pueden ayudarte a garantizar que todos tus colaboradores se sientan valorados y empoderados y sepan que inviertes en ellos.

  • Atiende los principales problemas de salud relevantes para cada generación
    Según una investigación publicada por los CDC, estas son las preocupaciones de salud predominantes de las distintas generaciones:
  • Para los millennials: salud financiera, estrés y falta de sueño. Las formas de apoyarlos incluyen ofrecer más flexibilidad entre el trabajo y la vida, así como modificar las horas de trabajo.
  • Para la generación X y los baby boomers: aumento de peso debido a la inactividad. Las formas de apoyarlos incluyen reembolsos o participación patrocinada en una serie de actividades y eventos físicos o descuentos o pases patrocinados por el empleador para centros de fitness.
  • Para todas las generaciones, los CDC señalan que los empresarios pueden beneficiarse de organizar sesiones de entrenamiento en el lugar de trabajo que fomenten la resiliencia, lo que incluye la actividad física y la atención plena.
  • Impulsa la participación
    Los incentivos económicos motivan a todas las generaciones. Pero, según el informe de los CDC:
  • Los millennials valoran más el acceso gratuito a los centros de fitness, así como el tiempo para participar.
  • Los trabajadores de más edad valoran los beneficios generales de un programa de bienestar.
  • Los colaboradores más jóvenes tienen el doble de probabilidades de participar en programas de salud basados en tecnología a través de redes sociales o plataformas para seminarios web. En contraste, los mayores tienden a preferir el correo electrónico o los boletines informativos.
  • Personaliza el programa
    Los millennials esperan aplicaciones que se adapten a sus necesidades específicas, por lo que sus programas de bienestar deben tener recursos y servicios que brinden este nivel de personalización. Muchos millennials también están familiarizados con los juegos y cuentan con ellos para afrontar los desafíos en materia de salud. 

Ignorar las necesidades de cualquier grupo del personal multigeneracional probablemente dará lugar a menor productividad y menor satisfacción laboral. Satisfacer las variadas necesidades y expectativas de salud y bienestar de una plantilla multigeneracional, junto con el impacto del modelo de trabajo híbrido, plantea al área de RR. HH. uno de sus mayores retos en el mundo posterior al COVID-19. 

Pero si se trata de forma adecuada, también representa una gran oportunidad para desarrollar un personal más colaborativo y productivo. Ese resultado es más probable cuando las empresas se asocian con una plataforma de bienestar integral: un sistema completo de programas que se ocupan de la salud física, mental y emocional de los colaboradores, independientemente de su generación o de si están en la oficina, trabajan desde casa o están de viaje.