El ausentismo es un gran problema para las empresas en todo el mundo. Que una persona falte por enfermedad, temas personales u otros motivos genera diferentes tipos de pérdida en la empresa. En México por ejemplo, si pagas un millón de nomina anual, la perdida por ausentismo se acerca a 73,000 pesos.

Además de los números, hay otro costo del ausentismo que a menudo se olvida. Los efectos de la licencia por enfermedad no se limitan a la persona que está ausente, también afectan a toda tu fuerza de trabajo y pueden llegar a perturbar el clima laboral.

Tu equipo de trabajo es el recurso más valioso, sin embargo, también necesitan de vez en cuando tener tiempo fuera del trabajo. Una vez que las faltas por enfermedad afectan a tu empresa, vale le pena entender las causas para que comiences a resolver el problema.

Principales causas del ausentismo

El estrés es una de las principales causas de las licencias de trabajo por enfermedad, identificada en todos los sectores y tamaños de empresas. De acuerdo con el Instituto Oficial de Personal y Desarrollo (CIPD), es la segunda causa de ausencia de corto plazo de personal (48%), detrás de otras enfermedades menos graves como los resfriados y la gripe (95%).

Las cinco principales causas de las ausencias a corto plazo son:

  1. Enfermedades menores como resfriados
  2. Estrés
  3. Cuestiones musculoesqueléticas
  4. Enfermedades mentales
  5. Responsabilidades familiares

El estrés también es la principal causa de las ausencias a largo plazo, junto con condiciones médicas agudas, como accidente cerebrovascular, ataque al corazón o cáncer.

¿Qué conlleva al ausentismo en el trabajo?

El ambiente de trabajo puede tener un impacto enorme sobre el bienestar físico y psicológico de los trabajadores y por lo tanto, sobre los altos niveles de ausentismo. Lo que significa que hay maneras a través de las cuales puedes manejar y controlar el problema activamente.

Infraestructura inadecuada

Es fundamental que los empleados reciban las herramientas necesarias para hacer su trabajo adecuadamente. La falta de infraestructura y de equipo perjudica la productividad, afectando psicológicamente a los trabajadores, a medida que se frustran y se desaniman. Si los problemas continúan, puedes estar seguro de que el ausentismo a largo plazo formará parte de la rutina de tu equipo de trabajo.

Si por un lado las empresas esperan que sus empleados cumplan con sus obligaciones, también es importante que las organizaciones cumplan con las suyas y provean a los trabajadores las instalaciones adecuadas para dar soporte a su trabajo.

Modelo de liderazgo deficiente o autoritario

El modelo de liderazgo de una empresa influye en el rendimiento de la fuerza de trabajo. El conocido concepto de “conducir con el ejemplo” sigue siendo cierto y las empresas deben tener como objetivo este estilo de liderazgo, cultivando una buena relación con el personal para ayudar a mantenerlos comprometidos y motivados.

Cuando los líderes pierden el respeto de su equipo al adoptar regímenes de castigo e incentivo, el resultado puede ser ausencias por parte del equipo con colaboradores que toman licencias médicas para evitar el ambiente de trabajo. La clave para el liderazgo es encontrar el equilibrio entre autoritarismo y orientación constructiva.

Desmotivación

No es de extrañar que el compromiso de los colaboradores sea una prioridad para las empresas.

Cuando los colaboradores están desmotivados, el resultado puede ser un desempeño inferior al esperado, así como impactos en la seguridad de los colaboradores. Los trabajadores desmotivados también afectan el desempeño de los demás, impactando el ambiente de trabajo.

Si hay un problema implícito en el lugar de trabajo o si el equipo está desmotivado debido a metas irreales, obtendrás grandes beneficios manteniendo a tus colaboradores contentos en su trabajo. Tú también tendrás más probabilidades de mantener a tu equipo, evitando la rotación.

Medir el ausentismo

Es importante ser capaz de medir el ausentismo con el fin de gestionarlo eficazmente. Esto comienza con la implementación de un sistema rígido para medir las ausencias y registrar los tiempos de entrada y salida del personal. Esto no sólo ayuda a tener en cuenta lo que está ocurriendo, sino también a organizar la cobertura o la transferencia de actividades en caso de ausencias a largo plazo por enfermedad, aliviando la presión sobre los demás colaboradores.

Para encontrar la tasa de ausentismo de tu empresa, calcula cuántos días al mes cada empleado del equipo trabaja y, a continuación, multiplica por el número de empleados que tienes.

Asegúrate de hacer ajustes en el caso de los empleados que trabajan medio tiempo. Obtendrás las horas que tu fuerza de trabajo debe cumplir. La tasa de ausentismo es calculada por las horas netas menos el número de ausencias (incluyendo salidas antes del horario). Para encontrar el porcentaje, divide el número de horas perdidas por el número de horas que tu equipo debe trabajar y multiplica el resultado por 100.

Veamos un ejemplo: supongamos que tienes 20 empleados que trabajan cada seis horas al día, 20 días al mes. Esto se calcula de la siguiente manera: 20 (empleados) x 6 (horas de trabajo por día) x 20 (días en el mes) = 2400 horas / mes.

Si 10 empleados pierden un día en el mes, entonces calcularás los días perdidos como horas. Entonces, 10 x 6 = 60 horas de trabajo perdido. El porcentaje de tiempo perdido es: 60/2400 x 100 = 2,5%.

Cómo administrar las ausencias por enfermedad de los empleados

Una de las principales maneras de administrar casos de enfermedad en el equipo es a través de la comunicación. Puedes hacer esto a través de encuestas regulares. Alentar al equipo a contribuir con sus consideraciones e ideas ayuda a afirmar su lealtad a una organización, así como a fortalecer la confianza.

Una mejor comunicación también ayuda a monitorear el bienestar de los colaboradores y, por lo tanto, atenúa las ausencias por motivos de enfermedad. También puedes intentar introducir iniciativas como trabajo flexible y medidas como entrenamiento adicional, así como evaluaciones de capacidad.

Los siguientes elementos contribuyen a una fuerza de trabajo feliz y sana:

  • Entorno de trabajo transparente
  • Reconocimiento
  • Inversión en la calidad de vida de los colaboradores
  • Promoción de la actividad física regular
  • Salud ocupacional

Aunque la mayoría de las empresas probablemente nunca logren un resultado “nulo” cuando se trata del registro de ausencias por enfermedad, puedes reducir el ausentismo poniendo en práctica medidas que no sólo ayudan a administrar las tasas de licencias por enfermedad, sino que también apoyen el bienestar de los empleados, dentro y fuera del trabajo.

Hoy no basta con pagar un salario, los empleados quieren tener buenas condiciones de trabajo, recibir reconocimiento y sentirse valorados. Gestionar tu fuerza de trabajo desde una perspectiva humana, en lugar de mirar al equipo en términos de números de nóminas y hojas de cálculo, es fundamental para reducir las ausencias y aumentar la productividad de todo tu personal.

 

 

(Visited 128 times, 1 visits today)

Comments

comments

This post is also available in: Brasil España France Italia United Kingdom United States