El feedback negativo tiene un propósito: buscar un cambio el cual será beneficioso tanto para la empresa como para el empleado ya que se trabajarán en mejorar las áreas de oportunidad que tienen tus trabajadores.

Dar feedbacks negativos a tu equipo de trabajo es un aspecto importante que no se debe dejar de lado. Aunque es un momento complicado, todo líder debe poseer la habilidad de poder transmitir un mensaje incómodo para la persona que lo está recibiendo

Realizar este tipo de feedbacks te ayudará a construir un mejor clima laboral, así como aumentar la confianza entre tus colaboradores si este se realiza de manera correcta.

No es nada fácil comunicar a tus colaboradores que algo no están haciendo bien por lo que, tener una buena capacidad receptiva, actitud reflexiva e inteligencia emocional es indispensable al momento de brindar un feedback negativo.

Muchas de las veces, las retroalimentaciones negativas terminan mal y el empleado lo toma como un regaño provocando el enojo y desmotivación de la persona que recibió el feedback.

Si quieres saber qué puntos son claves para dar una buena retroalimentación negativa, te dejamos los siguientes tips:

  • Comienza contigo: Empieza por los objetivos que en general se quieren alcanzar y comprométete a lograrlos. Te ayudará a que la persona que recibe el feedback también se sienta comprometido y no lo tomé como algo personal.
  • Sé directo pero amable: para esto te recomendamos preparar con anticipación los puntos clave que quieres abordar, así como el objetivo de la plática, lo cual te ayudará a no dar vueltas en el asunto.
  • Escucha lo que la otra persona tiene que decir: Escuchar a la persona que está recibiendo la retroalimentación ayudará a que la persona no se sienta agredida y por lo contrario se sienta en un ambiente cómodo en donde ambas partes dan su opinión.
  • Muestra una actitud empática: No se trata de mostrarte serio y hacer que el ambiente se tense. Trata de mostrarte relajado y tratar los temas como una mejora que le ayudará a desarrollarse en su trabajo.
  • Céntrate en los puntos  que quieres cambiar, no en la persona: Es importante que seas muy cuidadoso con las palabras que usas al momento de dar el feedback. Especifica qué acciones quieres cambiar y trata de no criticar el comportamiento o acciones de la persona, puedes usar frases como: tratemos de estar a tiempo en la oficina, en lugar de decir: siempre llegas tarde.
  • Da opciones de cómo pueden mejorar: Añadir comentarios de cómo mejorar el trabajo ayudará a que el empleado sepa cómo hacer su trabajo de una mejor manera y de una forma más productiva.

Ahora que ya sabes cómo puedes dar feedback negativo sin tocar fibras sensibles en tus empleados, incorpóralo en tu compañía y saca lo mejor de cada empleado ¡Éxito!

Te puede interesar: Frases que no deberías decirle a tus empleados.