Las ventajas y desventajas entre gimnasio interno, descuento en establecimientos o beneficio de actividad física

Los profesionales de RRHH saben que cuando la empresa ofrece calidad de vida a sus empleados, todos salen ganando. Personas saludables tienden a ser más productivas y comprometidas con alcanzar objetivos personales y profesionales. Por eso, el retorno positivo para el negocio es notado, siendo posible alcanzar mejores resultados. Pensando en eso, el incentivo a la calidad de vida se transformó en un recurso importante dentro de las organizaciones. 

Casi un 70% de las corporaciones en Latinoamérica tienen un presupuesto dedicado al bienestar de los trabajadores, como indica un reciente estudio realizado a nivel mundial por la consultoría Mercer. Cuando se trata de los programas de salud, 72% de las empresas en la región son enfocadas en actividad física. Los ejercicios vienen antes de los exámenes médicos (62%) y de la preocupación con la nutrición (65%) de los trabajadores. 

Según el estudio de Mercer, entre las compañías que ofrecen beneficios de actividad física, cerca de un tercio opta por dar a los empleados un descuento en gimnasios y 33% eligen abrir un espacio interno para que las personas tengan donde moverse. ¿Pero serían esas las mejores opciones? 

Menú de opciones

Al momento de decidir cual manera es la más eficiente de incentivar los empleados a salir del sedentarismo, el profesional de RRHH puede preguntarse qué hacer: gimnasio interno, alianza con un local o un beneficio de gimnasio?

Cada modalidad tiene ventajas y desventajas – y, como todo que engloba gestión de personas, la mejor opción depende del perfil de la organización. Para una correcta elección, veamos algunos puntos importantes de cada una de estas alternativas.

Gimnasio interno

Una opción es construir un gimnasio dentro del ambiente corporativo. Según el estudio de Mercer, los gimnasios en el local de trabajo son el segundo tipo de beneficio de actividad física más elegido por las empresas, quedando solamente detrás de los descuentos en las redes o una unidad de gimnasio.

Los principales puntos positivos del gimnasio interno son:

Conveniencia. Un gimnasio en el mismo local de trabajo representa una facilidad para el trabajador, que no perderá tiempo con desplazamientos. Eso puede ser un incentivo para que los empleados empiecen a tener una rutina de entrenamientos, reduciendo las veces que dejen de ir al gimnasio, y consecuentemente haciendo con que queden más productivos.

Retención de talentos. Un gimnasio interno puede servir como una buena herramienta para retener talentos y disminuir la rotación de personal, una vez que ese beneficio genera una buena percepción de valor por parte de los empleados. 

Integración entre el equipo. El gimnasio es un espacio donde los empleados pueden interactuar y fortalecer vínculos. Eso ayuda a crear grupos, aproximar personas de distintos departamentos y mejorar las relaciones internas. Luego, la empresa mejora el clima organizacional y consolida el espíritu de equipo.

Por otro lado, existen algunos desafíos para la implementación de un espacio interno de gimnasia, cómo:

Costos de construcción y manutención. Antes de construir un gimnasio interno lo ideal es hacer una búsqueda del valor del metro cuadrado de la región. Según los datos de la Cámara Brasileña de la Industria de la Construcción (CBIC), el Costo Unitario Básico de la Construcción por metro cuadrado mediano en Brasil es de 1.410 reales, pero ese monto puede ultrapasar – y mucho – en las grandes capitales y en los barrios más centrales. Además del precio del espacio físico, hay que considerar el dinero invertido para comprar los equipamientos y demás accesorios usados en las actividades físicas. Se estima que la empresa invertirá a un principio entre 50 mil reales a 100 mil reales. Además, es recomendado que el gimnasio sea de uso gratuito o subvencionado.

Espacio limitado. Se recomienda que el gimnasio tenga un tamaño mínimo para atender al número total de empleados. Pero, muchas veces esos locales quedan restrictos a los empleados que trabajan en aquella oficina, dejando de atender a todos los trabajadores de la empresa. 

Trabajo para RRHH. Para la implementación de un gimnasio, es necesario considerar la carga de gestión que eso dará al área de Recursos Humanos. Gerenciar el uso de un gimnasio, contratación de profesionales como personal trainer e invertir en programar para atraer a los empleados, por ejemplo, no pueden ser ignorados. 

Descuento en gimnasio

Cerrar un acuerdo con una unidad o una red de gimnasios, permitiendo que los colaboradores tengan descuentos en la mensualidad, también trae ventajas y desventajas. Entre los puntos positivos, podemos destacar:

RRHH libre de trabajo. Aquí, el único trabajo que el área de Recursos Humanos tendrá es el de buscar un aliado y cerrar el descuento. Eso saca de encima de RRHH el hacer tareas operacionales cómo cuidar de la manutención y de la administración del espacio de gimnasia, además de la administración de los proveedores, profesores, horario de clases, etc. 

Sin costo inicial. En comparación con el construir una unidad internamente, el descuento en gimnasio elimina la alta inversión inicial del proyecto, una vez que la empresa no tendrá de construir un área ni comprar equipamientos – y mucho menos tendrá de preocuparse con el costo del metro cuadrado.

Luego, las principales desventajas de ese modelo son:

Opciones limitadas. Los empleados sólo tendrán descuento en las unidades que hagan acuerdo con la empresa, muchas veces limitando a la región próxima de la oficina. Eso también significa poca variedad de modalidades deportivas – y no a todo el mundo le gusta practicar los mismos deportes. 

Bajo compromiso. Generalmente, las empresas promueven poco el descuento en gimnasios, y no siguen ninguna estrategia para incentivar o acompañar la utilización. Además de eso, igualmente con el descuento (generalmente entre el 10% al 20%), el precio de la mensualidad puede no ser accesible a todos los empleados, dificultando la adhesión. 

Beneficio del gimnasio

Una alternativa más moderna para RRHH es ofrecer la actividad física como un beneficio. Este tipo de modelo trae varias ventajas, como:

Mayor compromiso. Un proveedor de beneficio de gimnasio logra ofrecer más modalidades deportivas, una vez que mantiene una amplia red de credenciados. Además de las tradicionales piezas, hay danza, artes marciales, yoga, natación, entre otras actividades. La posibilidad de que el empleado encuentre una actividad de su interés y salga de la vida sedentaria es mayor. Luego, RRHH también demuestra que se preocupa con la diversidad – y que busca atender a todos de la organización.  

Flexibilidad. El aliado de beneficios de actividad da libertad al empleado de elegir donde y cuando practicar actividad física. El usuario puede elegir un día ir a una clase cerca de casa y en el siguiente, elegir algo cerca del trabajo; puede también elegir en su ciudad de residencia o en otra, durante un viaje, por ejemplo. 

Bajo costo. Al contratar un beneficio corporativo de actividad física, la empresa paga una tasa basada en el número de empleados y en el perfil de los gimnasios que podrán ser utilizadas. Además de ser un excelente costo-beneficio para la corporación, el incentivo no genera gran impacto en la carga de gestión de RRHH. Por parte del empleado, el puede elegir un plan que sea accesible a su bolsillo. De esa manera, el acceso a la actividad física es más democrático.

Más importante que los medios ofrecidos, es crear una cultura de bienestar en la empresa. Para que el beneficio de gimnasio traiga resultados, RRHH también tiene que apoyar en una constante práctica de salud, implementando acciones que estimulen la alimentación saludable y la buena calidad de vida. Aquí van los tips:

  • Realizar acciones preventivas de salud y seguridad en el trabajo;
  • Estructurar programas de concientización sobre los hábitos saludables dentro y fuera del ambiente corporativo;
  • Promover campañas temáticas, por ejemplo, contra el tabaco y el alcohol.

Al lograr esos pasos, la compañía verá un cambio interno, con los equipos más motivados a practicar actividad física, además de alimentarse mejor y manteniendo hábitos saludables. El resultado es tener empleados más felices, conectados y productivos – lo que contribuye para la reducción de la rotación laboral y la retención de talentos.

(Visited 59 times, 1 visits today)

Comments

comments