El concepto de resiliencia ha recibido mucha atención durante la pandemia de coronavirus, y con justa razón. El coronavirus ha obligado al mundo entero a cambiar la forma en que funciona e hizo que cada uno de nosotros nos adaptáramos a realidades nuevas en nuestras vidas personales. ¿Pero qué significa la palabra resiliencia? ¿Qué tiene de especial para que se haya convertido en el centro de atención? ¿Y cómo se aplica a tu fuerza laboral y a los beneficios que les ofreces hoy

En resumen, la resiliencia se refiere a una de dos cosas. Puede ser la capacidad de algo para recuperar su tamaño y forma después de haber sido sometido a fuerzas de tensión o compresión capaces de deformarlo. La resiliencia es también la capacidad de recuperarse y adaptarse fácilmente a la adversidad o a los cambios. No es exageración decir que la pandemia puso la necesidad de resiliencia en el centro de la discusión sobre el bienestar de los colaboradores. El estrés durante el último año ha generado los siguientes efectos:

  • Una tensión increíble sobre el cuerpo constituido por la fuerza laboral global (más para algunos grupos de empleados, como las madres trabajadoras, que para otros)
  • Adversidades, o al menos cambios significativos e imprevisto, para ti, para tus colaboradores y para tu empresa.

¿Dirías que tu empresa y tu gente van camino a recuperar su “tamaño y forma” después de la tensión causada por el “estrés compresivo” de la pandemia? ¿Están demostrando una capacidad de “adaptarse fácilmente” a las adversidades y cambios que han tenido que afrontar? Eso sería la resiliencia en respuesta al estrés más pronunciado que ha sufrido la fuerza laboral mundial en nuestras vidas.

Ahora, no es ninguna noticia que el estrés pueda tener un impacto muy negativo en el trabajo. En 1978, dos psicólogos ocupacionales cuantificaron por primera vez los efectos de un ambiente de trabajo estresante y acuñaron el término “desgaste profesional“. Varias investigaciones realizadas desde al menos 2015 han demostrado que el estrés en el lugar de trabajo afecta el desempeño personal y profesional y se correlaciona con altos niveles de depresión, ansiedad y desgaste. 

Por otro lado, el poder y el impacto positivo de la resiliencia son fenómenos bien documentados. Un artículo de Workplace Mental Health resume los resultados positivos de la resiliencia en los siguientes puntos:

  1. Mayor satisfacción laboral, felicidad en el trabajo, compromiso organizacional y sentido de compromiso entre los colaboradores
  2. Mejor autoestima, mayor sensación de control sobre los eventos de la vida, desarrollo de un sentido de vida y mejores relaciones interpersonales en el trabajo.

Un aspecto emocionante de la resiliencia es que es una habilidad. Como cualquier otra habilidad, la resiliencia se puede aprender con la práctica. 

¿Qué significa todo eso para los empleadores en este momento? Creemos que los empleadores que quieran seguir contratando a los mejores e impulsar la retención se asegurarán de que sus iniciativas de bienestar ofrezcan los programas y las herramientas necesarios para desarrollar la resiliencia de sus colaboradores, además de hacerlos accesibles para toda su fuerza laboral. ¿Eso cómo se ve en la vida real?

Para empezar, incluye asegurarte de que tu plataforma de bienestar total vaya más allá de herramientas e información sobre el manejo del estrés, que es, por supuesto, clave para la resiliencia y un componente común de los programas de bienestar para colaboradores. Para construir una fuerza laboral resiliente, también es necesario esforzarse por mitigar otros factores que pueden reducir la capacidad de los colaboradores para adaptarse o para cambiar. Los ejemplos incluyen apoyos para la actividad física y para la salud mental y emocional.

Una encuesta de Ginger, la plataforma de salud mental para trabajadores, encontró, por ejemplo, que el 81% faltaron al trabajo durante la pandemia debido a síntomas que iban desde fatiga y ansiedad hasta padecimientos físicos. La revista en línea  Positive Psychology señala que a los empleadores les resultará más fácil construir una fuerza laboral resiliente con una plataforma de bienestar que tenga programas y herramientas que ayuden a sus colaboradores a:

  • Construir vínculos y relaciones sólidas
  • Fortalecer el apoyo social
  • Crear confianza
  • Desarrollar un sentido de determinación: el espíritu de lucha que distingue a algunos colaboradores 

La buena noticia es que los colaboradores están planeando volver al bienestar físico conforme dejamos atrás la pandemia. Como mencionamos en nuestra última publicación, “El regreso al trabajo: mucho por aprender y consejos para hacerlo bien”, y según una encuesta de Gympass realizada entre 1,000 trabajadores estadounidenses mayores de 18 años, los colaboradores han adoptado el hábito del ejercicio físico y seguirán reforzándolo. Además, descubrimos que las personas tienen ganas de volver al gimnasio y empiezan a sentirse cómodas con la idea.

  • El 89% afirma que se mantendrá igual o más activo tras regresar a la oficina.
  • Al 64.6% tiene ganas de volver al gimnasio

Gympass es la única plataforma completa de bienestar corporativo que brinda apoyo integral a todos los colaboradores, sin importar dónde se encuentren ni cuándo quieran usarla: la solución ideal para las empresas que buscan construir una fuerza laboral más resiliente.