La siniestralidad supone uno de los factores que más preocupación causan en el mundo corporativo. De hecho, los costos sanitarios figuran en segundo lugar en la lista de gastos incurridos por las organizaciones, justo después del salario. Por si fuera poco, la perspectiva de futuro no es nada alentadora: los gastos globales relacionados con la salud aumentarán previsiblemente a una tasa anual del 4.1 % entre 2017 y 2021, según un estudio realizado por la compañía Deloitte.

Ante este escenario, muchas compañías están buscando soluciones estratégicas para intentar invertir esta situación. De acuerdo con una encuesta realizada por la compañía Mercer Marsh Benefícios, el 45 % de las organizaciones entrevistadas prevén realizar algún cambio en sus programas sanitarios en el plazo de un año. Un 26 % de las mismas declara que realizará dicho cambio con la intención de reducir los costos.

Es decir, resulta cada vez más patente que la prevención constituye un factor clave para lograr la transformación. La inversión en el bienestar puede generar un impacto real en la vida de las personas, así como en los resultados financieros de las compañías. Al garantizar un equipo más sano, usted disminuye el número de colaboradores que padecen enfermedades lsiniestralidad y el absentismo, por poner algunos ejemplos.

Al tener en cuenta que la actividad física es uno de los pilares para una vida equilibrada, las organizaciones pueden animar a sus empleados a abandonar el sedentarismo mediante el fomento de un cambio de hábitos entre los miembros del equipo, generando así un rendimiento positivo para la compañía. A fin de cuentas, las compañías presentan un gran alcance, influencia y credibilidad frente a sus colaboradores, a la vez que pueden crear un contexto social en el que se comparten las buenas experiencias.

Algunas compañías de envergadura ya adoptaron este movimiento y están ayudando a sus empleados a encontrar una actividad física que les guste. Un buen ejemplo de ello es el caso de éxito de una multinacional en el sector de la auditoría y la consultoría, la cual constató que la siniestralidad media de los empleados activos fue un 19 % inferior con respecto a los que no hacían ejercicio de forma periódica. Consulte la infografía siguiente:

(Visited 217 times, 1 visits today)

Comments

comments