Para enfrentar los frecuentes cambios del mundo moderno, las empresas necesitan de personas que hagan  esfuerzos prolongados y busquen resultados a largo plazo

Nos enfrentamos a uno de los desafíos más trascendentales de la historia. La 4a. Revolución Industrial hará que debamos enfatizar en la idea de una creciente y adecuada digitalización, acentuando la coordinación cooperativa en todas las unidades productivas de la economía. Es por ello, que las empresas  enfrentan a un desafío sin precedentes.

Un mercado globalizado donde los competidores se multiplican y los negocios cada vez son más inestables, hace que las corporaciones tengan como foco a las personas que la integran. Con el equipo humano adecuado, las compañías pueden adaptar sus productos, mejorar sus servicios y con ello, vencer a cualquier crisis gracias a la perseverancia de una continua adaptación a las nuevas necesidades de clientes y consumidores.

La clave del éxito radica en las personas que componen las organizaciones. Los cambios que el área de recursos humanos debe hacer para enfrentar la 4a Revolución Industrial son de compleja adaptación – y será la perseverancia la encargada de hacer que los objetivos marcados se hagan realidad. El esfuerzo debe ser prolongado y los resultados no se verán a corto plazo. 

Es en este punto donde el deporte se convierte en el mayor aliado de las empresas. La mayoría de las personas no están acostumbradas a esfuerzos prolongados y resultados a largo plazo. La sociedad camina hacia esfuerzos cada vez menos consistentes y con recompensas a corto plazo. En cambio, los deportistas son personas comprometidas con un reto y están dispuestos a esforzarse día tras día, mes a mes para lograr un resultado a largo plazo, justo lo que los negocios necesitan en este momento.

No importa si hablamos de un deportista profesional o amateur, tampoco la magnitud del desafío. Ya sea correr 5 kilómetros o 42 kilómetros, a todos los deportistas les une la perseverancia de superarse a ellos mismos. Esa es para ellos la clave para llegar a la línea de meta.

Las organizaciones también necesitan cruzar la línea de meta y para ello necesitan de trabajadores perseverantes. Fomentar el deporte en el entorno laboral no solo ayuda a tener colaboradores más sanos, si no que el deporte ayuda a las organizaciones a tener aquellas personas que se levantan después de cada derrota, se esfuerzan en continuar adelante y no se desmotivan a la primera dificultad.

Los valores que transmite el deporte son la clave para hacer frente a los retos de la transformación del mundo moderno a la cual nos estamos enfrentando. 

Santiago Ferrada
Doctor en Ciencias Empresariales por la Universidad La Salle, uniendo deporte y empresa gracias a su experiencia deportista profesional y directivo, speaker internacional y autor del bloger www.lifeferrada.com








(Visited 59 times, 1 visits today)

Comments

comments