Duarte Ramos,  VP of People en Gympass Europa, recibió la llegada de su segundo bebé, ¡una niña! Duarte nos ha compartido su experiencia durante su permiso de paternidad.

Esta fue nuestra segunda experiencia, así que esperaba que el proceso fuera menos estresante. No podía estar más equivocado. Alrededor de la semana 29 del embarazo, mi esposa desarrollo un riesgo de parto prematuro. En este periodo, aún me encontraba trabajando, así que me dividía entre el trabajo, ayudar a mi esposa en el hospital y mantener la rutina de mi hijo mayor, lo cual hizo la experiencia más compleja.   

Mi equipo estaba muy emocionado cuando se enteraron que mi familia crecería. Cuando las cosas se volvieron más retadoras, mi equipo y mi manager me animaron mucho. Mi manager siempre me recomendaba enfocarme en las tareas con prioridad más alta y posponer todas las reuniones y proyectos que no fueran urgentes. 

Cuando mi hija finalmente nació, mi esposa y yo estábamos agotados, debido al embarazo y el estrés que trajo. Tomé mi permiso de paternidad para que pudiéramos pasar tiempo juntos en familia durante las primeras semanas. Nos ayudamos entre sí y logramos reconectarnos como familia, sin ninguna interrupción o inconveniente del trabajo. Los únicos mensajes que recibí de mi equipo en Gympass fueron felicitaciones y buenos deseos, además de un lindo pastel hecho de pañales con un osito de peluche.

Darle la bienvenida a un bebé en tu familia es maravilloso y retador al mismo tiempo. La parte más difícil para mí, fue aprender a balancear el cuidado de un pequeño ser humano 100% dependiente de ti, sin perder el foco del resto de mi familia, particularmente de mi hijo mayor. Aprender cómo ser padre de dos fue una de las labores más críticas y desafiantes durante este periodo, pero también fue increíble ver a nuestra familia crecer saludable y segura.  

Como padre y VP of People, pienso que es importante que veamos los permisos de paternidad con un lente amplio. Los permisos de maternidad fueron creados para apoyar a las empresas y familias durante un periodo necesario en sus vidas.Los programas de licencia de maternidad son fundamentales para crear entornos laborales  de apoyo para las mujeres. Sin embargo, el típico permiso de paternidad corto (o inexistente) creó un proceso discriminatorio natural, desde un punto de vista de incentivo inverso. Cuanto mayor sea la diferencia de tiempo libre entre hombres y mujeres, más empresas serán incentivadas para contratar hombres. Cuando existe un balance de licencia parental, independientemente del género, la adopción o el cuidador principal, se reducen los incentivos para la discriminación y se alienta a las empresas a ofrecer mejores licencias para atraer talento.

Estoy agradecido de ser parte de un equipo que me ha apoyado de manera incondicional durante mi licencia de paternidad. Si pudiera dar un consejo a los futuros papás, diría que estén preparados pero también sean flexibles. La paternidad es impredecible y requiere una mente abierta. No es una ciencia, no es como planear un viaje; necesitas estar preparado para no tener un plan, cambiar tu vida y que todo sea menos ordenado, pensar y jugar como un niño y ser más empático. La experiencia no la cambiarías por nada.

(Visited 39 times, 1 visits today)

Comments

comments

This post is also available in: Brasil España France Italia Nederland United Kingdom United States