La obesidad dentro de las empresas ha ido aumentando en las últimas dos décadas, el 72.5% de adultos mayores de 20 años padecen de obesidad.

Tomando esto en cuenta, hay una alta probabilidad de que alguien de tu organización sufra de sobrepeso. Los expertos han advertido que la obesidad y los problemas relacionados con el peso podrían poner en bancarrota la salud y la atención social, generando una pérdida de millones de pesos.

Sin embargo, los costos no sólo se limitan a los recursos económicos naturalmente de las instituciones de salud, las empresas también están pagando el precio.

La obesidad tiene una gran repercusión en la economía de las compañías, como el aumento de faltas causadas por enfermedades a largo plazo o la pérdida de la misma productividad. Según el Instituto Nacional de Excelencia en Salud y Atención, una persona obesa toma en promedio cuatro días de enfermedad por año.

Se estima que una empresa que emplea a 1.000 personas podría estar perdiendo alrededor de 3 millones de pesos al año debido a los problemas de salud relacionados con la obesidad. Por lo que, es de suma importancia que las organizaciones comiencen a tomar medidas para minimizar este problema, puesto que los empleados pasan la mayor parte de su tiempo trabajando.

El trabajo de oficina agrega centímetros a la cintura

Una cuestión de la cual se ha estado hablando mucho últimamente es el “trabajo de escritorio”, donde el personal, se sienta durante períodos prolongados en el lugar de trabajo.

Todas las últimas investigaciones muestran que llevar un estilo de vida sedentario trae un mayor riesgo de que enfermedades crónicas, colesteroles altos, hipertensión, diabetes, entre otras cosas, proliferen.

Según un estudio de Reino Unido, después de sentarse durante cinco horas, la circunferencia de la cintura de los trabajadores aumentó en 2 cm y por cada hora adicional de estar sentado al día, el riesgo de enfermedades cardíacas aumentó un 0,2%.

La circunferencia de la cintura es un indicador común de la obesidad, junto con la medición del Índice de Masa Corporal (IMC) de una persona.

Si las medidas de la cintura rebasan los 94 cm para los hombres y 80 cm para las mujeres, corren el riesgo de tener problemas de salud.

Mientras que las medidas por encima de los 102 cm para los hombres y 88 cm para las mujeres significan que hay un gran riesgo de complicaciones de salud.

Además de los trabajos sedentarios, hay otros factores que provocan la obesidad, como la reducción de actividades físicas, es decir, la falta de ejercicio.

Abordar la obesidad en el trabajo

La OMS recomienda 150 minutos de actividad física aeróbica moderada intensiva por semana, con esto se espera que se reduzca el riesgo de problemas cardíacos en aproximadamente un 30%, el riesgo de diabetes en un 27% y el riesgo de cáncer de mama y de colon por 21% 25%.

También se destaca el papel del ejercicio en el tratamiento de los problemas de salud mental al reducir el estrés, la ansiedad y la depresión. Además, se cree que retrasa los efectos de la enfermedad de Alzheimer y otras formas de demencia.

Las iniciativas para combatir la obesidad en el trabajo incluyen la membresía de gimnasio subsidiado por la empresa. Sin embargo, debe introducirse un cambio real y duradero a través de la cultura del trabajo.

La salud y el bienestar deben estar integrados en las empresas, incluyendo medidas tales como ofrecer opciones de alimentos saludables y promover formas de moverse y estirarse durante la jornada laboral, por ejemplo, mediante la colocación estratégica de impresoras y contenedores lejos de los escritorios.

Una buena comunicación también es importante, pues tener comunicaciones regulares que aborden el tema de la obesidad, así como educar al personal sobre la salud y la aptitud, ayudarán a apoyan y alentar la realización del ejercicio.

Pasos simples que pueden ayudar a reducir la obesidad en el trabajo

Éstos son algunos de los pasos simples que podrían implementar para ayudar a reducir la obesidad en el trabajo:

  • Alienta a tu personal a tomar su desayuno fuera de su escritorio, buscar otro lugar donde tomar sus alimentos harán que caminen un poco.
  • Implementa esquemas de membresías de gimnasio a bajo costo, y apoyar las clases de ejercicio a través de iniciativas como arreglos de trabajo flexibles.
  • Comunica al personal temas acerca de la salud y bienestar. Esto incluye asegurarse de que los empleados están conscientes de los beneficios relacionados con la salud que se ofrecen y educarlos sobre cómo mantenerse en forma, así como proporcionar información sobre la vida saludable.
  • Establece un ambiente de trabajo más saludable. Puedes hacer esto de varias maneras, incluyendo el liderazgo por ejemplo y el apoyo a los desafíos de caridad, mejorar la aptitud de su personal, y la promoción del trabajo en equipo.
  • Integra desafíos de pérdida del peso, son una buena manera de mantenerlos motivados. Realizar revisiones semanales, con reconocimientos por un buen trabajo puede ayudar a incitar al personal.

No termines pagando un precio grande.  Hay muchas maneras en que las empresas pueden abordar la obesidad del personal.

Los beneficios de hacerlo incluyen la reducción de la ausencia por enfermedades relacionados con el peso, tales como problemas musculoesqueléticos, enfermedades crónicas como la diabetes, enfermedades del corazón, diversos tipos de cáncer y problemas psicológicos como la depresión y la ansiedad.

Todos estos problemas pueden afectar la productividad de tu equipo de trabajo. El hecho es que las empresas que no reconocen cómo la obesidad puede afectar la economía de su organización podría traer consecuencias económicas.

Gympass Corporate es un beneficio corporativo en el cuál los empleados tienen acceso a miles de gimnasios pagando una sola membresía. Conoce como este programa que invita a la actividad física puede ayudar a mejorar las condiciones de tu empresa.

 

(Visited 329 times, 1 visits today)

Comments

comments

This post is also available in: Brasil España France Italia United Kingdom United States