La buena noticia es que en la mayoría de los países se empieza a ver más luz al final del túnel de la pandemia conforme se van eliminando las restricciones relacionadas con el uso de cubrebocas y el distanciamiento social. 

¿Y la mala? Puede ser fácil olvidar lo bruscos y trascendentales que han sido los cambios que los colaboradores se vieron obligados a enfrentar. 

Solo porque una vez más podemos encontrarnos para compartir un café en la oficina, es importante recordar que un año de aislamiento forzado, incertidumbre económica y reducción de las opciones de escape ha tenido un impacto profundo en los trabajadores de todo el mundo. La mayoría se sienten abrumados y fatigados por el estrés extremo, la preocupación financiera y el desequilibrio entre la vida laboral y la vida personal.

En Gympass, siempre estamos pendientes del pulso de la salud y el bienestar de los colaboradores en todo el mundo. Gracias a una extensa base de datos de más de 150 millones de respuestas de colaboradores encuestados y más de 30 millones de comentarios (recopilados y analizados por Peakon, una empresa parte de Workday), nuestro último informe brinda una visión clara de cómo la COVID-19 ha cambiado las actitudes hacia la salud y el bienestar de los colaboradores (tanto para las organizaciones como para sus colaboradores) y qué soluciones buscar en el futuro.

Para empezar, es claro que la COVID-19 puso la salud mental en el centro de la atención, lo que, de acuerdo al informe, significa una mayor necesidad de un acceso más amplio a los recursos de bienestar. A continuación, te compartimos siete conclusiones clave de ese informe, Apoyo a la salud y el bienestar de los empleados a raíz del COVID-19.

 

1. Algunas industrias han sufrido más que otras.

Entre los 11 sectores identificados en el informe, las diferencias más significativas aparecen en el sector de la educación, donde el 59% de todos los comentarios de los empleados estaban relacionados con apoyo a la salud mental. El trabajo de los maestros es muy difícil en el mejor de los casos, así que es lógico que el aumento en las horas de clase, las precauciones adicionales y la exposición a la COVID-19 les hayan pasado factura.

La preocupación por el bienestar económico es común a todas las industrias, pero está más pronunciada entre los trabajadores del transporte.

 

2. El apoyo de las empresas durante 2020 no cumplió con las expectativas de sus colaboradores.

Cada año, les preguntamos a los colaboradores si su empresa les proporciona “información y apoyo para el manejo de (su) salud y bienestar”. El porcentaje de personas que respondieron que sí bajó en la mayoría de los sectores durante el último año.

Las industrias que dependen en gran medida de los colaboradores de primera línea (atención médica, fabricación, transporte y energía, y servicios públicos) experimentaron las mayores caídas. La caída en las calificaciones que los colaboradores otorgan al apoyo que reciben en materia de salud y bienestar deja claro que las empresas necesitan:

  • Invertir tiempo y recursos para comprender qué es lo que sus empleados realmente necesitan para sentirse apoyados.
  • Adoptar un enfoque más proactivo y sostenido hacia la salud y el bienestar.


3. El compromiso organizacional con la salud y el bienestar de los colaboradores no es un hecho universal.

Gympass encuestó a más de 2,700 gerentes de beneficios y líderes de recursos humanos de todo el mundo para comprender cómo las organizaciones abordan la salud y el bienestar de sus colaboradores en la actualidad. Cuando se les preguntó si estaban de acuerdo en que el bienestar de los empleados es “un verdadero compromiso” para su organización, surgieron varias tendencias diferentes muy marcadas. 

  • Los líderes de RR.HH. en México y EE. UU. afirman estar totalmente de acuerdo con que el bienestar es un compromiso (aunque las cifras siguen siendo bajas: 35% y 33%, respectivamente). 
  • En Brasil, solo el 14% de los líderes de RR.HH. están de acuerdo en que sus empresas tienen un “verdadero compromiso” con la salud y el bienestar de los colaboradores. 

4. Las aplicaciones de bienestar están de moda, pero ¿qué más están haciendo las empresas actualmente?

La tendencia más interesante con respecto a la salud y el bienestar de los colaboradores es la creciente popularidad de las apps de bienestar. Ahora superan a la mayoría de las otras formas de apoyar el bienestar. Sin embargo, lo que no se ha materializado es el apoyo especializado para la salud mental.

En el lado positivo, las aplicaciones de bienestar pueden ayudar a las empresas a diversificar su oferta de salud y bienestar. Pero hay que señalar que aquí también está ausente la salud mental, a pesar de que ha sido una de las principales preocupaciones de los trabajadores durante el último año y se espera que sea un desafío en el mundo posterior a la COVID-19.

 

5. La medición del impacto de las iniciativas de bienestar también es desigual en distintos lugares del mundo.

Poco menos de 1 de cada 3 encuestados en los EE. UU. (29%) están totalmente de acuerdo en que se basan en datos para medir el impacto de sus iniciativas de bienestar. En Brasil, el número es menor de la mitad (13%). La triste sorpresa, sin embargo, es que 1 de cada 4 encuestados calificó a su empresa como neutral con respecto al uso de datos para este objetivo.

Aquellos que sí utilizan datos para medir el impacto de sus programas de bienestar tienen expectativas claras sobre los resultados comerciales que buscan. Entre seis categorías de resultados comerciales, la más importante fue la mejoría del rendimiento o la productividad de los colaboradores, seguida muy de cerca por el aumento en la retención o la reducción de la rotación.

 

6. La desconexión en las mediciones es real: los KPI nos cuentan la historia.

De las cinco opciones indicadas en nuestra encuesta, el KPI que obtuvo la mayor respuesta fue “mayor productividad”. Esto tiene sentido, considerando que el resultado comercial más deseado de las iniciativas de bienestar fue mejorar el desempeño de los colaboradores.

Luego viene la desconexión: el segundo KPI más mencionado fue el costo de la atención médica, seguido por los niveles de absentismo y, finalmente, la retención. La retención es el segundo resultado comercial más buscado y el KPI número 4. 

Es lamentable que el compromiso que las organizaciones asumen la salud y el bienestar de sus colaboradores se derrumbe a la hora de establecer un vínculo claro entre las necesidades de los empleados, las ofertas individuales y los resultados comerciales.

 

7. El panorama para 2021 y más allá

Lo que la encuesta muestra puede parecer obvio: el abordaje a la salud y el bienestar de los colaboradores no puede ser genérico. Es necesario que los empleadores sienten bases sólidas de salud y bienestar que respalden sus objetivos comerciales, se adapten a su población y demografía y puedan evolucionar con las necesidades de su gente.

Esto requiere un enfoque dual:

  1. Asegúrate de contar con retroalimentación precisa y continua sobre la salud y el bienestar de los colaboradores
  2. Implementa una plataforma corporativa de bienestar que abarque miles de oportunidades virtuales y presenciales de actividad física, nutrición, sesiones de terapia personales y mucho más. 

Como concluye nuestro informe, las empresas solo lograrán mejorar la salud y el bienestar general de sus colaboradores si les proporcionan a las herramientas y los recursos adecuados. Esto, a su vez, contribuirá a los altos niveles de rendimiento y productividad que se necesitarán para tener éxito en los años venideros.