Es importante saber cómo mantener motivados a los colaboradores y conseguir así un ambiente idóneo para el buen desempeño laboral. Una buena manera de lograrlo es reconsiderar el programa de Beneficios Corporativos que estás ofreciendo a tu personal.

Es bien sabido que los empleados que se sienten bien recompensados por la empresa tenderán a estar más comprometidos, pues saben que la empresa les apoya para que tengan mejor calidad de vida y mayor bienestar.

Aquí te mencionamos algunas señales que indican que es momento de revisar y renovar tu Programa de Beneficios Corporativos para evitar caer en desmotivación que impacte en la productividad de tu equipo.

  1. Problemas de salud generalizados

Que los colaboradores estén sufriendo de problemas de salud debe alertarte sobre la necesidad de modificar el Programa de Beneficios. Trabajar con problemas de salud es problemático y suele llevar a dejar tareas inconclusas en el trabajo.

  1. Falta de reconocimiento profesional

Otra señal de desmotivación para renovar el Programa de Beneficios es cuando los empleados sienten que no están siendo reconocidos adecuadamente en su labor profesional. Esto puede suceder, por ejemplo, cuando se les solicita repetidamente realizar las mismas actividades. Sabemos que la rutina es, de hecho, parte de cualquier empleo, pero cuando ya no existen retos o nuevas oportunidades, los colaboradores comienzan a sentirse en desventaja.

Hay estudios que revelan que el 26.3% de los profesionales entre 43 y 29 años de edad consideran la falta de reconocimiento profesional como el principal factor que genera desmotivación en el trabajo. Lo mismo indican el 22.8% de las personas entre 21 y 28 años, así como el 19% dentro del rango de 36 a 42 años.

Para revertir esta situación, los líderes deben poner énfasis en los siguientes aspectos:

  • Generar oportunidades de crecimiento profesional dentro de la Compañía
  • Recompensar a los colaboradores que tienen buen desempeño
  • Abrir opciones para que los colaboradores puedan acceder a liderar equipos, administrar proyectos o realizar nuevas actividades de relevancia
  • Permitir movimientos de colaborares a otras posiciones o áreas, según su desempeño y perfil
  • Evaluar continuamente el desempeño de los empleados
  1. Ambiente tenso en el centro de trabajo

Trabajar en un ambiente tenso e incómodo es, sin duda, un factor muy desalentador. Los líderes deben supervisar todas las actividades que su realizan en la empresa. En algunos casos, el ambiente puede sentirse pesado solamente por una persona que está teniendo problemas personales o por algún asunto privado. De ser así, tanto el líder como el resto de compañeros pueden intentar hablar con ese individuo, ayudarle apoyándolo e intentar que se enfoque en cosas que le motiven.

Cuando la Compañía, en general, tiene un ambiente tenso, los líderes pueden recurrir a varias alternativas que van desde cambiar el “escenario” (reorganizando los lugares de trabajo o remodelar las oficinas para crear un ambiente más agradable y alegre) hasta desarrollar nuevas iniciativas para mitigar el problema.

Los entornos laborales están convirtiéndose de manera natural en espacios más interactivos, permitiendo con ello que los empleados se sientan más a gusto al realizar sus labores.

  1. Descontento con los salarios y el Programa de Beneficios Corporativos

El salario y los beneficios corporativos pueden ser de los factores más motivantes para los empleados. Los salarios por debajo de las expectativas pueden conducir a la insatisfacción y la falta de voluntad para trabajar. Por ello, para evitar cualquier descontento, antes de aceptar el trabajo, los profesionales deben conocer claramente el sueldo y el Programa de Beneficios Corporativos que la empresa les ofrece.

Para muchos profesionales, un alto salario se considera un reconocimiento de su trabajo. Pero no siempre es posible satisfacer las expectativas de todos. Es muy importante entonces que el líder se asegure de estar pagando el salario que cada empleado merece y que, además, planifique aumentos regulares (al menos un incremento anual).

  1. Rutina de trabajo en silencio

El equipo que trabaja en silencio continuo puede estar mostrando un signo de desánimo. El silencio persistente suele indicar que el equipo está desmotivado, ya que los empleados no están intercambiando ideas, no se divierten y no están interactuando para buscar mejores resultados.

Un ambiente de trabajo saludable siempre debe tener diálogo, diversión, intercambio de ideas, compartir. Los roles y departamentos de una empresa dependen del flujo de información. Cuando tal flujo no ocurre, la productividad disminuye, resultando con frecuencia en disminución también de la calidad en el desempeño, productos y servicios generados.

  1. Rutina de trabajo con conversaciones interminables

Esto es lo contrario de la situación descrita en el punto anterior, y es también un signo de alerta. Demasiada conversación, distracción, bromas y risas interfieren con la buena productividad de las funciones laborales.

Si los empleados ya no están interesados en realizar sus actividades, dedicando más tiempo a la distracción y conversaciones inútiles, seguramente es porque no tienen motivación para trabajar. Por lo tanto, el líder debe actuar, tratando de entender la razón de la distracción en el lugar de trabajo, si alguien es realmente responsable de la conducta o si todo el equipo está participando una rutina tan agitada.

  1. Permanente retraso en inicio de reuniones

Si las reuniones comienzan tarde porque la mayoría de los empleados no son puntuales en éstas, debe ser motivo de preocupación. Si no asumen la responsabilidad de sus compromisos, significa que han perdido el interés en el trabajo, o incluso en sus posiciones laborales. No están interesados en mantener una tasa de productividad eficiente, no muestran interés en lo que solicita su líder ni en las medidas que deben tomarse durante las reuniones.

  1. Pérdida de los mejores colaboradores

Que los empleados más competentes y calificados están dejando la empresa puede entenderse como  una señal de que ya no hay motivación para trabajar. La pérdida de buenos empleados puede ser muy perjudicial para la compañía y es responsabilidad del líder y del departamento de RH prevenir tal situación, identificando la razón por la que podría suceder.

Si es necesario, se puede incluso aumentar el sueldo, ofrecer más beneficios, tales como primas anuales, planes de salud o dentales, seguro de vida, asistencia social y otros.

 

¿Alguna vez ha notado alguno de estos signos en la rutina de sus empleados? ¿Qué tal si revisas el Programa de Beneficios Corporativos de tu empresa? ¡Comparte tus comentarios con nosotros!

Sigue a Gympass en LinkedIn para mantenerte al tanto de más noticias y artículos de interés.

(Visited 106 times, 1 visits today)

Comments

comments

This post is also available in: Brasil Deutschland España France Italia Nederland United Kingdom United States