En el pasado, todo lo relacionado con la salud mental o los trastornos emocionales se consideraba tabú. Sin embargo, hoy en día, las conversaciones sobre los trastornos mentales no solo se presentan con frecuencia, sino que también se fomentan. Y si se tiene en cuenta que más de 970 millones de personas de todo el mundo padecen algún tipo de trastorno mental, no es difícil entender por qué estas conversaciones son tan importantes. 

En el entorno laboral, es fundamental conocer y reconocer los trastornos que se diagnostican con mayor frecuencia. Esto no solo ayuda al departamento de RR. HH. a comprender cómo los miembros del equipo lidian con estos problemas, sino que permite a tu empresa tomar medidas para proporcionarles esos recursos que tanto necesitan. En la siguiente guía figuran algunos de estos trastornos y se explica cómo pueden manifestarse en el lugar de trabajo. 

 

¿Cuáles son los trastornos de la salud mental más frecuentes?

TDA/TDAH

El trastorno por déficit de atención y el trastorno por déficit de atención con hiperactividad son dos de los trastornos diagnosticados con mayor frecuencia. De hecho, según un estudio de 2016, más de 218 millones de adultos en todo el mundo padecen trastornos de este tipo. El TDA y el TDAH son trastornos del desarrollo neurológico que afectan a la capacidad de las personas para concentrarse y que, por lo general, están relacionados con un rendimiento laboral deficiente o reducido.

Los síntomas más frecuentes son: incapacidad para quedarse quieto o presencia de movimientos nerviosos, hablar en exceso, interrumpir constantemente las conversaciones, comportamientos impulsivos, cierta tendencia a cometer errores por descuido, dificultad para cumplir con plazos, pérdida frecuente de pertenencias, problemas para seguir instrucciones y falta de organización o incapacidad para gestionar el tiempo. 

Afortunadamente, tratar el TDA y el TDAH es posible. Proporcionar a los empleados acceso a profesionales sanitarios con experiencia les permitirá obtener medicamentos que les ayuden a mantenerse concentrados. Si prefieren prescindir de la medicación, pueden optar por acudir regularmente a un psicoterapeuta que les enseñe las estrategias de afrontamiento necesarias para controlar sus síntomas. Se ha demostrado que el ejercicio físico es otro de los recursos más eficaces para hacer frente al TDA y al TDAH.

En el entorno laboral, los trabajadores de RR. HH. pueden ayudar a los empleados limitando las distracciones y proporcionándoles acceso a recursos que minimicen los factores desencadenantes. Por ejemplo, si un empleado tiene dificultades para sentarse quieto, proporcionarle un escritorio de pie podría aliviar esa inquietud. También pueden crearse «espacios silenciosos» específicos para proporcionar a los empleados entornos sin apenas distracciones. 

 

Ansiedad

Ansiedad es un término amplio que se emplea para describir varios trastornos, incluidos el trastorno de ansiedad generalizada, el trastorno de angustia, la agorafobia y el trastorno de estrés postraumático. En total, más de 264 millones de personas en todo el mundo padecen uno o varios de estos trastornos. 

La ansiedad suele afectar a la salud emocional de una persona y puede venir acompañada de un aumento de la irritabilidad, insomnio, dificultad para concentrarse, fatiga, pensamientos o comportamientos irracionales, miedo o preocupación excesivos, pensamientos perturbadores o compulsivos, inquietud y náuseas.

Es probable que un empleado sufra uno de estos trastornos si con frecuencia falta al trabajo ante un gran proyecto o presentación, hace excesivas preguntas, se muestra irritable sin motivo o tiene dificultades para completar las tareas. 

Al igual que en el caso del TDA y el TDAH, la ansiedad se puede tratar con psicoterapia y medicamentos. También se ha comprobado que la meditación resulta muy eficaz para aliviar o evitar la ansiedad, así que plantéate la posibilidad de proporcionar a tus empleados medios para acceder a programas de salud mental. También es importante que descansen lo suficiente, ya que está demostrado que la falta de sueño agrava los síntomas de la ansiedad

 

Depresión

Unos 264 millones de personas han sido diagnosticadas y actualmente padecen depresión en todo el mundo. Este trastorno afecta principalmente al estado de ánimo de una persona y viene acompañado de sentimientos de desesperación, desesperanza y tristeza que se manifiestan continua o periódicamente.

Los síntomas más frecuentes son: pérdida de interés, apatía, dificultad para concentrarse, irritabilidad excesiva, fatiga, inestabilidad emocional, problemas para dormir, descontento general y aumento o pérdida de peso imprevistos. En el entorno laboral, un empleado puede padecer este trastorno si presenta problemas para completar las tareas diarias, se toma demasiados días de baja por enfermedad, tiene dificultades para trabajar con otros miembros del equipo, la calidad de su trabajo se resiente y manifiesta arrebatos emocionales sin motivo. 

Además de la medicación y la psicoterapia, una dieta saludable podría ayudar a tus empleados a reducir el riesgo de padecer depresión. Varios estudios relacionan una dieta rica en cereales integrales, frutas, verduras, pescado y productos lácteos desnatados con un menor riesgo de depresión, así que plantéate la posibilidad de proporcionar a tus empleados acceso a recursos nutricionales.

Gestionar un trastorno de mental puede resultar difícil, pero si tus empleados tienen acceso a medios adecuados para mejorar su salud física y mental, sus probabilidades de éxito serán mucho mayores. Si deseas ayudar a los miembros de tu equipo a gestionar mejor este tipo de trastornos, plantéate asociarte con nosotros en Gympass. Ofrecemos una amplia gama de programas de formación, así como acceso a profesionales sanitarios, programas de meditación y entrenamientos físicos.