El pasado mes de junio celebramos el Día Internacional del Yoga, una disciplina que cada vez está más presente por los grandes beneficios físicos y mentales que ofrece. En la actualidad, se practican varias formas de yoga y su éxito y el número de seguidores es cada vez mayor en todo el mundo.

En Gympass hemos tenido la oportunidad de entrevistar a Joana Masó, profesional de referencia en Barcelona, que nos deja algunos consejos para afrontar esta práctica reconocida mundialmente como un «estilo de vida».

¿Qué te llevó a iniciarte en yoga? ¿Fue por algún vinculo familiar o más bien un descubrimiento personal?

Viví vinculada al yoga desde la infancia, mis padres ya eran practicantes y desde pequeña crecí en busca del desarrollo espiritual, pero no fue hasta bien entrada la adolescencia cuando empecé a practicar e indagar más profundamente. En el 2011 viajé a la India y ahí es dónde decidí hacer mi primera formación como profesora de yoga. Desde entonces no he parado de «formar-me», teniendo la suerte de conocer y aprender al lado de grandes maestros.

¿Qué consejo darías a alguien que quiere empezar a practicar esta disciplina?

Que vayan a la clase sin expectativas ni preocupaciones, que prueben a disfrutar y a regalarse ese momento, es para ellos mismos… También, les diría que intenten dejar a un lado los pensamientos, y prueben llevar la atención a su respiración a lo largo de toda la clase. Que no se preocupen de si lo harán mejor o peor ni por intentar llegar a ningún sitio o a determinada postura, pues el yoga está bien lejos de eso. Se trata de observarse ahí dónde estás, se trata de estar presentes, conscientes a lo largo de la práctica y a lo largo de nuestra vida. Y sobre todo les diría que se respeten, que respeten sus límites y dificultades y que se escuchen, que no hagan nada que no sientan que deban hacer, es decir, si sienten dolor que paren, si les cuesta mantener una respiración natural que aflojen… Evidentemente el yoga requiere esfuerzo pero siempre con mucho respeto y amor.

¿Cuál es tu sello personal? ¿Qué crees que es lo que te distingue como practicante y profesora?

Como practicante disfruto mucho de las sesiones dónde te guían para que ajustes la práctica a tu gusto, es decir, aquellas sesiones que te invitan a desarrollar tu «autopráctica», dónde te dan variaciones y el tiempo suficiente para respirar largo y profundo en cada asana (postura). Todos somos diferentes y no todo nos sirve por igual, por eso me gusta cuando te dan opciones para que tu escojas la que mejor se adapta a ti. Así, si un día sientes que necesitas una práctica más suave puedes disfrutarla igual que el día que quieres más intensidad. También disfruto de las sesiones donde hay retos que me hacen salir de mi zona de confort y y momentos de quietud y silencio, dónde solo estas tú con tu respiración. Del mismo modo, intento ofrecer a mis alumnos aquello que me sirve, me ayuda y me inspira a mi.

En Gympass, como programa de actividad física, animamos a nuestros usuarios a que encuentren la actividad que más les guste. ¿Qué tiene el yoga que no tenga otra disciplina o actividad?

El Yoga es un camino de autoconocimiento, un sistema de desarrollo y evolución personal, una filosofía que abarca todos los aspectos de nuestro ser. Una práctica de vida completa que nos invita a reflexionar sobre nuestros pensamientos, hábitos y comportamientos. Como dice Swami Vishnu Devananada “aunque el yoga se inicia con el cuerpo, termina por transcenderlo.”

Se ha puesto de moda impartir clases de yoga durante la jornada laboral en muchas empresas ¿Puede ayudar el yoga a reducir el estrés, aumentar la motivación o conseguir una plantilla más feliz?

Evidentemente, el yoga puede ayudarte en todos los aspectos de la vida, ayudándote a alcanzar una vida más sana, más equilibrada y relajada. Más allá de cualquier limitación, el yoga puede ayudarte a desarrollar todo tu potencial.

¿Qué consejos darías para fomentar la actividad física durante la temporada estival?

En verano generalmente nos apetece más dinamismo, estamos más abiertos, más comunicativos, por eso creo que en verano es buena época para ofrecer sesiones especiales al aire libre, momentos para compartir el yoga más allá de las clases, compartiéndolo en un refrigerio, una charla o en un paseo,…

(Visited 62 times, 1 visits today)

Comments

comments