El teletrabajo conlleva extraordinarios desafíos para los padres que trabajan desde casa. No sólo tienen la tarea de superar la crisis, sino que también necesitan equilibrar su trabajo con pasar tiempo con la familia, la educación de los hijos en el hogar, las responsabilidades domésticas y la gestión de su propia salud mental.

Para ayudar a tu equipo hasta que la situación de la pandemia se normalice, te dejamos algunos consejos para que los compartas:

Horario flexible

Los padres deben tener flexibilidad para poder atender las circunstancias urgentes de casa que puedan interferir con su horario normal de trabajo. Ahora más que nunca, es importante dar a los empleados confianza y comprensión.

Siempre que sea posible, también es recomendable dejar que tus empleados recuperen las horas que se pierdan durante el día y darles la opción de dividir su horario en bloques de dos horas. 

Confiar en que tus empleados estructuren su propio horario de trabajo reforzará una cultura saludable en el lugar de trabajo y aumentará la motivación de todos ellos.

Momentos para desconectar

Los profesionales de la salud mental advierten sobre los efectos durante y post pandemia en la sociedad; efectos como síndrome de estrés postraumático, depresión o ansiedad, son algunos de ellos. Las llamadas a las líneas telefónicas de ayuda han alcanzado un repunte histórico, y a medida que el aislamiento continúe, la demanda de asesoramiento probablemente aumentará.

Es fundamental que los líderes empresariales ayuden a los colaboradores a sobrellevar la situación, y pueden hacerlo tomando medidas adicionales para demostrar compasión y apoyo. Por ejemplo, animar a los empleados a socializar desde casa con un happy hour virtual o un descanso para el café, organizar una clase de fitness en grupo HIIT, o una sesión de Vinyasa a media mañana, son algunas ideas para interactuar con tus empleados. 

Estudios demuestran que el ejercicio físico puede mejorar la resistencia emocional, controlar el estrés, mejorar el estado de ánimo y la función cognitiva, y aumentar la productividad. Para garantizar que los padres asistan, permite que los empleados inviten a sus hijos o a los miembros de la casa a unirse a los eventos sociales organizados por la compañía.

Charlas con el equipo

Organiza reuniones regulares al menos una vez a la semana para que puedas hablar con los miembros de tu equipo y saber cómo están. Pregúntales si tienen problemas para conciliar las responsabilidades y si hay algo que puedas hacer para ayudar. Demuestra que eres comprensivo con la situación de cada empleado y que quieres encontrar una solución que les permita rendir al máximo.

Dado que se trata de un tema poco habitual para hablar con un jefe o gerente, es tu responsabilidad ayudar a tus empleados a sentirse lo suficientemente seguros como para hablar honestamente sobre sus limitaciones. 

Considera los siguientes puntos de discusión cuando te reúnas con cada miembro de tu equipo:

  • Qué días y horas a lo largo de la semana están disponibles para trabajar, con el entendimiento de que esto podría cambiar. 
  • Priorizar las asignaciones en el trabajo con una calificación de 1 a 3 para que los empleados sepan qué temas son esenciales versus los relativamente prescindibles. 
  • Cómo puedes contactar con el empleado si hay algún asunto urgente y necesitas una respuesta inmediata.

Solicitudes de tiempo libre

Inevitablemente surgirán situaciones que requerirán que los padres tomen días libres en el trabajo para cuidar de su familia. Cuando esto ocurra, trata de acomodar sus peticiones siempre que sea posible. 

Si cambias las políticas de asistencia, notifica a todos los empleados por email para que entiendan qué opciones están disponibles para ellos y cuánto tiempo estos cambios de política se mantendrán en vigor.