La directora de Dancepoint Studios, Ana Carrillo, nos cuenta en primera persona algunas curiosidades de sus primeros pasos como bailarina y cómo decidió abrir su primera escuela de baile.

¿Cuándo comenzaste en el mundo del ballet?

Con 2 añitos me mandaron a Miss Gretel para mi primera clase de ballet y «wow», desde entonces he bailado el personaje de un Alfiler, un Copito de Nieve, un Faisán, una princesa y otros personajes muy divertidos. Como muchas bailarinas cometí el error de dejar el ballet a los 14 años. Cosa que llegaría a arrepentirme el resto de mi vida. Durante décadas pasé por Aerobic, Water Aerobic, Spinning, Pilates, entrenador personal etc. Estaba en buena forma física, pero no tenía un cuerpo definido.

Hace 6 años, cuando estaba viviendo en un pueblo de Inglaterra abrieron un estudio de danza cerca de mi casa. Fui a la clase de prueba y casi lloro de la alegría de volver a bailar… Dancebox Studios en Milton Keynes me devolvió la vida y se lo agradezco desde el fondo de mi corazón.

¿Qué beneficios tiene el ballet qué otras disciplinas carecen?

En ballet, al trabajar mucho la postura, hace que tu cuerpo se alargue y mantenga los músculos tensos para hacer los movimientos correctamente. Ayuda a conseguir ese “cuerpo de bailarina” que siempre admiramos. Y el Ballet Barre (el de verdad y bien hecho) es la “corona” de los ejercicios. Es el fitness que hacen los bailarines profesionales, para tonificar, alargar y estilizar… no hay nada mejor. También con el ballet se ejercita la memoria, ¿lo sabías?

Estudios demuestran que la danza es una forma perfecta de ejercitar la mente también. Tienes que acordarte de los pasos, tienes que contar y seguir  la música y al mismo tiempo llevar el ritmo…  Se ha demostrado que escuchar música de tu pasado o música clásica conocida ayuda mucho a trabajar la memoria, especialmente recordar las palabras y cantar. El bailar no evita el Alzheimer pero ayuda a frenar o detener su llegada anticipada.

¿Qué destacarías de tu centro?

Hace 3 años cuando volví a España, lo primero que hice fue encontrar un estudio de ballet cerca de mi casa. Estuve allí un año feliz y aprendiendo mucho, pero la dueña se mudó al extranjero y lo cerró. ¿Y ahora qué hago? Yo quiero bailar hasta que el cuerpo me diga que ¡NO MÁS!. Quiero bailar cerca de mi casa. ¿QUÉ HAGO? Pues abrir mi propio estudio: Dancepoint Studios. Una de las metas principales de Dancepoint Studios era crear un ambiente para todas las edades donde puedan trabajar la tonificación, el equilibrio, la memoria y crear un sentido de comunidad.

¿Qué tal fue combinar tu faceta de bailarina y empresaria?

El primer año fue uno de mucho crecimiento personal, tanto como empresaria y especialmente como bailarina. No sé cómo sucedió y no sé por que son míos, pero posiblemente tengo uno de los mejores equipos de profesores.

Solo este año he aprendido y he avanzado más que en todos mis años bailando. No solo he mejorado el baile, también he aprendido mucho en cuanto al cuerpo, postura y el por qué de cada ejercicio. Yo hago ballet, baile moderno, ballet barre y fitness. Tengo casi 56 años y nunca me he sentido mejor.

¿Qué significado tiene la comunidad de Dancepoint para ti?

Otra de las metas antes de abrir el centro Dancepoint Studios era crear sentimiento de Comunidad. Muchos de los alumnos no son de Madrid, muchos son extranjeros como yo y a veces nos sentimos solos y lejos de los nuestros.

Muchos días hablo más inglés en el estudio que español. Me encanta que para muchos alumnos Dancepoint sea su “happy place” (nombre que le ha puesto una alumna). Siempre tenemos té «calentito» para nuestros alumnos…(risas).

Muchos sábados ofrecemos el aperitivo después de las clases. Un viernes al mes tenemos Champagne Friday´s después de la clase de ballet. Para los mini bailarines (los más pequeños), celebramos Halloween, Thanksgiving, Navidad y el 4 de Julio con meriendas.

Como nos comentabas, en Dacepoint Studios no hay edad para entrar.¿Qué clases pueden practicar los más pequeños?

Este nuevo curso que hemos comenzado (septiembre), nos alegra mucho poder aumentar las clases y horarios para los niños. En cuanto a novedades destacamos:

Telas aéreas: también conocido como circo. A nosotros nos gusta llamarlo “baile en el aire”. Colgamos telas desde el techo y los alumnos aprenden a hacer figuras y acrobacias desde arriba. Para esta actividad hay que trabajar mucho la elasticidad y la musculatura de brazos, hombros y espalda. La clase comienza con un Warm-Up seguido por ejercicios de tonificación. Se lo pasan de maravilla y ha dado gusto ver lo mucho que han avanzado y la fuerza que están adquiriendo.

Hip Hop: ¡Siii! Como en los vídeos o conciertos. Usando música de moda se empieza la clase con un Warm-Up seguido por coreografías cortas para aprender y practicar los pasos. En la última parte de la clase se monta una «coreo» larga que se trabaja todo el mes. Todas la coreografías se cambian mensualmente. Como dice Anabel la profesora: «en Dancepoint no enseñamos UN baile, te enseñamos a BAILAR».

Ballet: ofrecemos el Método Cecchetti y todas la clases se imparten en Inglés con Miss Isabel de Chicago.

Ofrecemos 3 niveles para edades desde los 3 hasta los 16 años. Esta primavera tenemos previsto que algunas bailarinas se examinen con el Royal Ballet.

¿Y para los más mayores?

Para los bailarines un poco más mayores tenemos mucha variedad de actividades como las acrobacias en telas áreas como los niños o diferentes modalidades de baile como:

Moderno: parecido al Hip Hop de los niños pero un poco más de Broadway y con música que todos conocemos.

Ballet: la clase está divida en ejercicios en la barra y ejercicios/coreografías en el centro. No hay niveles. La profesora ajusta el ejercicio a cada persona. Trabajamos tonificación, equilibrio, flexibilidad, postura…

Flamenco: clase de dos horas con la maravillosa Claudine Ibarra. Se trabaja todo tipo de flamenco: bulerías, fandango, soleá, alegrías…..es una clase de muchísima energía y muy divertida.

Claqué: como en las películas antiguas. Se trabaja mucho el sonido y el ritmo que sale de los “taps” de los zapatos seguido por una coreografía. Una forma de la danza que es precioso de ver y de practicar.

¿Y para los más fitness?

Tenemos varias clases, desde fitness flow para los que están empezando y solo quieren tonificar, a ballet barre ejercios isométricos con poco peso o sin peso, es buenísimo para personas con problemas de espalda/lumbares.

También ofrecemos disciplinas como pilates de suelo, Yoga Vinyasa o stretching la clave para un cuerpo sano y estilizado.

En Estados Unidos y en Inglaterra se está viendo una transición hacia la Danza. Espero que en España se den cuenta de lo bueno que es para todo el cuerpo, empezando por la mente.

~ Ana Carrillo ~

(Visited 146 times, 1 visits today)

Comments

comments