La obesidad en las empresas ha ido en aumento en las dos últimas décadas. Según un estudio realizado el año pasado por un grupo de investigadores del Imperal College de Londres en colaboración con la Organización Mundial de la Salud (OMS), un cuarto de los españoles (25%) es obeso o tiene problemas de sobrepeso.

Teniendo en cuenta estos resultados, hay una gran probabilidad de que alguien en tu empresa padezca de sobrepeso.

Los expertos han advertido que la obesidad y los problemas relacionados con el peso podrían dejar en bancarrota a la Seguridad Social, ya que los gastos sanitarios destinados a la obesidad en España son del 7%, aproximadamente unos 5.000 millones de euros – y esto sigue aumentando.

Pero estos costes no se limitan sólo a la sanidad, las empresas también están pagando el precio de no tener a sus empleados en forma. La obesidad tiene una gran repercusión en los presupuestos de las organizaciones, como por ejemplo, el aumento de los costes debido a la ausencia por enfermedades a largo plazo o el descenso de la productividad y el impacto que tiene en el resto de la plantilla.

De acuerdo con el National Institute for Health and Care Excellence (Nice), una persona obesa coge una media de cuatro días más de baja por enfermedad al año.

Hay costes significativos asociados a la obesidad en el lugar de trabajo. Se estima que una empresa que cuenta con 1.000 trabajadores podría estar perdiendo más de 125.000€ al año debido a problemas de salud relacionados con la obesidad, como problemas de espalda y apnea del sueño.

Con la obesidad poniendo tanta presión sobre la economía española, no es de extrañar que las organizaciones se estén uniendo para hacer frente a este grave problema. Las empresas deben ponerse las pilas con este tema – los empleados pasan una gran parte de su tiempo en el trabajo, por lo que tiene sentido tratar de abordar la obesidad tanto en el lugar de trabajo como en la vida privada de las personas.

El trabajo de oficina suma kilos

Las razones de que cada vez sea mayor la tasa de obesidad es compleja, pero una de las cuestiones más importantes y que cada vez está más en boca de todo es el trabajo de oficina, ya que el personal está sentado durante largos períodos de tiempo en el trabajo.

Las últimas investigaciones muestran que llevar un estilo de vida sedentario conlleva un riesgo mayor de salud. Según un estudio de Reino Unido, después de estar sentados durante cinco horas, la circunferencia de la cintura de los trabajadores aumentó 2 cm y por cada hora adicional que pasaban sentados cada día, el riesgo de enfermedades cardíacas aumentó un 0,2%.

La circunferencia de la cintura es un indicador común de la obesidad, junto con la medición del Índice de Masa Corporal (IMC) de una persona. Si las medidas de la cintura están por encima de 94 cm para los hombres y 80 cm para las mujeres, corren el riesgo de tener problemas de salud. Si la cintura mide por encima de 102 cm para los hombres y 88 cm para las mujeres significa que hay un riesgo mucho mayor riesgo de padecer problemas de salud.

Mientras tanto, las estadísticas de la Organización Mundial de la Salud (OMS) muestran que más de un tercio de los adultos en Europa son insuficientemente activos. Además de los trabajos sedentarios hay otros factores; la reducción de actividades deportivas como el ciclismo y caminar, ya que la sociedad cada vez es más dependiente del coche. Además de una caída en la recreación activa, posiblemente por impacto del diseño urbano.

Combate la obesidad en el trabajo

La OMS recomienda 150 minutos de actividad física aeróbica de intensidad moderada a la semana, con esto se espera reducir el riesgo de cardiopatía isquémica aproximadamente en un 30%, el riesgo de diabetes en un 27% y el riesgo de cáncer de mama y de colon en un 21 – 25%.

También es importante destacar el papel del ejercicio en el tratamiento de los problemas de salud mental, ya que reduce el estrés, la ansiedad y la depresión. Además, se cree que retrasa los efectos del Alzheimer y otras formas de demencia.

Las iniciativas para combatir la obesidad en el trabajo incluyen la afiliación subvencionada a gimnasios, control de peso y práctica con profesionales. Es de vital importancia introducir estas iniciativas en la cultura de la empresa para que sea duradero.

Como comentamos anteriormente, la salud y el bienestar deben estar integrados en la empresa – incluyendo medidas como ofrecer opciones de alimentos saludables y promover formas de moverse y estirarse durante la jornada laboral, por ejemplo, mediante la colocación estratégica de impresoras y contenedores lejos de los escritorios.

Una buena comunicación es importante para que la plantilla se anime a participar en estas iniciativas. Las comunicaciones de la empresa deben ser regulares y abordar el estigma en torno a la obesidad, así como enseñar al personal sobre la salud y los buenos hábitos, además de apoyar y alentar la práctica de ejercicio.

Claves para ayudar a reducir la obesidad en el trabajo

Estas son algunas de las claves que puedes llevar a cabo para ayudar a reducir el sobrepeso y la obesidad en el lugar de trabajo:

  • Alentar al personal a que coja el tiempo completo de comida, de esta forma pasaran menos tiempo sentados en su mesa y pueden salir a caminar.
  • Facilitar la afiliación subvencionada a gimnasios – y permitir un horario flexible para que la plantilla pueda ir al gimnasio a la hora del almuerzo si prefieren.  
  • Realizar comunicaciones sobre salud y bienestar.  Esto incluye asegurarse de que los empleados son conscientes de los beneficios relacionados con la salud que ofrece la empresa y enseñarles cómo mantenerse en forma,  proporcionando información sobre la vida saludable y consejos sobre dieta y aptitud.
  • Crear un ambiente saludable en el lugar de trabajo. Puedes hacerlo de varias formas, como predicar con el ejemplo haciendo ejercicio, trabajar en equipo o darles algo a cambio de las buenas practicas.
  • Introducir desafíos sobre la pérdida de peso es una buena manera de controlar y manejar el peso de los empleados.  Con estos retos se reconoce el trabajo y esfuerzo de la plantilla y puede ayudarles y motivarles.

No termines pagando un alto precio

Hay muchas maneras en que las empresas pueden abordar la obesidad entre su personal. Los beneficios de hacerlo incluyen la reducción del número de ausencias por enfermedad relacionada con el peso, tales como; problemas musculoesqueléticos, enfermedades crónicas como la diabetes y enfermedades del corazón, varios tipos de cáncer y problemas psicológicos como la depresión y la ansiedad.

Todos estos problemas afectan directamente a la productividad y a la moral de toda la fuerza de trabajo, por esto y lo anteriormente mencionado es importante abordar el tema de la obesidad en las empresas.

El hecho de que las empresas que no reconozcan que la obesidad puede ser un grave problema para la empresa, puede costarles un precio muy alto.

Blog Gympass Corporativo

(Visited 273 times, 1 visits today)

Comments

comments

This post is also available in: América Latina (MX, CL, AR) Brasil France Italia United Kingdom United States